Viajes Bremay

Janitzio

Janitzio es la isla principal del lago de Pátzcuaro,  en el Estado de Michoacán, México.

Su nombre tiene varios significados, entre ellos: “Lugar donde llueve”, “Cabellos de elote”, y “Lugar de Pesca”. La comunidad indígena del pueblito ha conservado en gran parte la autenticidad de sus costumbres, como la lengua purépecha, vestuario y la velación de la noche de muertos, ceremonia que cada 1 y 2 de noviembre atrae visitantes de todo el mundo.

Su nombre original purépecha es Janitsïo o Flor de trigo o maíz.

Janitzio es famosa por la gran cantidad de turismo que recibe, proveniente tanto de México como de todo el mundo. En lo alto de la isla,  existe un monumento del héroe nacional de la guerra de independencia  José María Morelos y Pavón(con su brazo derecho alzado y su puño cerrado). Este monumento contiene en su interior una colección de pinturas que describen la biografía del héroe mexicano. Existe un mirador en la estructura en el puño del monumento donde se puede admirar todo los alrededores de la isla así como gran proporción del lago de Pátzcuaro.

La isla se puede visitar yendo en barca desde Pátzcuaro. El visitante puede disfrutar durante la corta travesía de la actuación que realizan los pescadores en sus barcas, como rememoración de la pesca que se hacía antiguamente. El despliegue de las artes pesqueras (redes en forma de mariposa) en un momento determinado es un espectáculo muy bello.

El 1 de noviembre tiene lugar en la isla una ceremonia muy querida para sus habitantes. Durante la noche es costumbre llevar las ofrendas a los muertos. Se hace una procesión iluminada con cirios y animada con cánticos religiosos. Toda la isla resplandece con luces y antorchas.

2 thoughts on “Janitzio

  1. Gonzalo Ramos Aranda

    Les comparto mi poema, dedicado a ese bellísimo ligar:

    ISLA DE JANITZIO

    La diestra en lo alto,
    a tu gloria exalto,
    el puño en el cielo,
    buscando un anhelo.

    Isla de Janitzio
    de la paz resquicio,
    cabello de elote,
    el lago tu escote.

    Lugar de unos cuantos,
    algunos muy santos,
    de sangre lacustre,
    territorio ilustre.

    De Pátzcuaro orgullo,
    Michoacán es tuyo,
    México y el mundo
    te siguen el rumbo.

    Estás presente en la mente
    del viajero, de la gente,
    Jarácuaro y Urandén,
    no sienten por ti desdén.

    ¡Porque engrandeces el sitio!,
    porque estás desde el principio
    al centro de la región
    y en turismo eres bastión.

    Desde arriba patos,
    que vuelan muy gratos,
    me dan bienvenida
    hasta mi partida.

    Te miro junto a Tecuena,
    donde quise a mi morena,
    bella Yunuen y Pacanda,
    a esa virgen una manda.

    Tu acuático lirio
    querer con delirio,
    como terso anzuelo
    para un desconsuelo.

    Mariposas redes,
    quedo a sus mercedes,
    mi enamoramiento
    hasta el firmamento.

    La barca se mece,
    el verte enternece,
    en el frente el faro
    y un lecho preclaro.

    Las boyas me guían,
    pues en mí confían,
    hacia vida aislada
    por agua rodeada.

    Cintilan las luces
    de tu alrededor,
    la corte de peces
    se forma en tu honor.

    Janitzio y montañas,
    canto a sus hazañas,
    bóveda celeste,
    firmamento agreste.

    De plata es la luna,
    con figura de uña,
    que, como ninguna,
    tu destino acuña.

    En comercio y pesca;
    gente pintoresca,
    amable, agradable,
    ¡que su casta hable!

    Purépecha idioma
    que el oído aroma,
    lengua cantarina
    que la voz afina.

    Son blancas tus casas,
    algunas grisáceas,
    rojizas sus tejas,
    focos candilejas.

    Todo hermano visitante
    se enamora en un instante,
    de tus lindos rinconcitos,
    de tus oleajes bonitos.

    Cualquier alma apasionada
    busca en ti cordial posada,
    tierno amor a la medida
    que no tenga despedida.

    Muchas fiestas,
    baile, orquestas,
    la comida ni se diga,
    ¡Jesucristo te bendiga!

    En noviembre, día de muertos,
    brillan tumbas, frescos huertos,
    redimidos corazones
    con latidos de ilusiones.

    Te llevo en mi pensamiento,
    te lo juro que ya siento . . .
    la ilusión de ver a Dios
    antes de decir . . . ¡adiós!

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Isla de Janitzio, Michoacán, 02 de noviembre del 2010.
    Reg. INDAUTOR No. 03-2011-041513462700-01

  2. Gonzalo Ramos Aranda

    ISLA TECUENA

    “Por Dios que, . . . vales la pena.”

    Eres muy dulce, Tecuena,
    como toda la “miel buena”,
    bendita seas, Tecuena,
    donde quise a mi morena.

    Pareces un sombrerito,
    que flotando está en el lago,
    figura de panquecito,
    de las olas empalago.

    Remando voy, a tu encuentro,
    quiero evitar la congoja,
    en las aguas, ya me adentro,
    visitarte se me antoja.

    Las ondas, en ti convergen,
    burbujeantes, se oxigenan,
    espumas, que se sumergen,
    poco a poco se serenan.

    Todos los peces te adoran,
    pescado blanco imperial,
    en lo profundo, bien moran,
    trucha, charal celestial.

    Andan bogando las naves,
    altas montañas cercanas,
    al trinar, concierto de aves,
    el viento hace caravanas.

    Sopla, silbando, resopla,
    cuatro puntos cardinales,
    de norte a sur, como copla,
    lo envidian algunos mares.

    De los volcanes provienes,
    a Pátzcuaro perteneces,
    p’urhépechas son tus genes
    isleños, . . . te los mereces.

    Una cruz, allá, en la cima,
    al frente queda Janitzio,
    Yunuén, Pacanda, te estiman,
    el aprecio es beneficio.

    Que las nubes, se desgajen,
    aguaceros, bañen rostros,
    que las gotas, siempre bajen,
    Tecuenita es de nosotros.

    Quisiera pisar el muelle,
    tu farito me enternece,
    que este amor por ti se selle,
    guía mi lancha, que se mece.

    Duraznos, chile perón,
    capulines, las guayabas,
    chayotes, verde limón,
    níspero, higueras, granadas.

    Aguacates, verde lima,
    chirimoyas, fiel carrizo,
    en Michoacán, huerta fina,
    porque Dios así lo quiso.

    Hoy, que tienes tirolesa,
    que emerja la economía,
    demuéstrale tu grandeza,
    al turismo, día con día.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Isla Tecuena, Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo, julio del 2014
    Dedicado al Profesor, Federico Morales López
    Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *